Datos personales

Mi foto
Soy una Persona Con Discapacidad Neuromuscular y lucho por un mundo accesible y de igualdad. No queremos Lastima, queremos Igualdad y decidir sobre como queremos vivir.
NO HAGAS NADA POR NOSOTROS , SIN PREGUNTARNOS A NOSOTROS!!

UNETE A LA LUCHA!

sábado, 4 de junio de 2011

EL MIEDO ES LO CONTRARIO A LA FELICIDAD

Albert Casals (Barcelona, 1991) es un viajero. Con apenas 20 años ha recorrido ya medio mundo y conoce 55 países. Se mueve en autostop, come cuando puede y le invitan y duerme (si no encuentra algo mejor) en su tienda de campaña en parques y jardines. Viaja sin dinero. Y en silla de ruedas.
«La silla, más que un inconveniente, es una ventaja. La gente se interesa por saber qué te ha pasado, de dónde vienes, qué haces... así puedes hacer un montón de amigos», dice entre risas. Albert Casals, pelo azul «desteñido por el sol», ojos del color de las aceitunas en el árbol, cuerpo de alambre y manos de hierro, es un cubo de carcajadas. Un tipo magnético que, a la mínima, se parte la caja. «Oh, oh, oh. Están montando una colina hinchable aquí delante mío, ¡un castillo hinchable! ¡Estoy flipando! Ja, ja, ja. Esta noche voy a dormir en la piscina de pelotas de un Chiqui Park, masajeado por las pelotillas», se descoyunta.
Albert Casals es así: un espíritu libre, un pillo, un pícaro que usa todos los resortes a su alcance para sobrevivir por el mundo. No le queda otra. «No hay nada que yo no pueda hacer en mi silla. Subo, bajo, entro, salgo, he atravesado selvas y playas. He viajado desde Barcelona a Tailandia con 30 euros en el bolsillo en autostop. He estado en Francia, Italia, Eslovaquia, Turquía, Kazajastán... A la aventura. Es divertido y me permite conocer a la gente. Bastan cuatro cosas: dormir, comer, ducharse y hacer amigos».
Vampiros y contrabando
- Iba detrás, en la caja de un camión cargado de sandías, en Lima. Yo iba sobre las sandías... con la cabeza más alta que la cabina y vi que nos acercábamos a unos cables eléctricos que amenazaban con decapitarme. Tuve que hacerme un hueco y arrojar un montón de sandías al suelo para salvar el pescuezo...
¿Sin la silla de ruedas?
Le encanta escalar, trepar, ascender, encaramarse, descolgarse, atravesar cualquier barrera física que se le ponga por delante. Ha puesto por escrito todas las peripecias de sus viajes en el libro 'Sin Fronteras' (Ediciones 62), que verá la luz en breve en español. «Y el 8 de junio, miércoles, salgo para hacer la vuelta desde Tailandia a Barcelona. ¡Estoy impaciente por conocer Nueva Zelanda!», dice.
Desde hace un tiempo viaja con Anna, su novia. «Nos conocimos a través de un amigo. Se quiso venir de viaje y se vino a Tailandia. Mi vida es así. Viajo un año y estudio otro: empecé primero de Filosofía en la Universidad. Ya veré qué hago a la vuelta. Que la gente piense que estoy loco es la confirmación absoluta de que estoy haciendo lo correcto. ¿Cómo me veo dentro de 20 años? ¡Feliz! No tengo ningún otro plan».


Fuente y Foto: http://www.diariovasco.com

No hay comentarios: